¿Qué son las deducciones personales?

Ahora que vas a presentar tu declaración anual para personas físicas, es importante que consideres que puedes deducir algunos gastos personales, siempre que cumplas con algunos requisitos. Y si en 2020 no generaste facturas con este fin, aún estás a tiempo para considerarlo en 2021 e ir reuniendo tus facturas para la siguiente declaración.

¿Qué son las deducciones personales?

Las deducciones personales son, como su palabra lo dice, todo aquel gasto personal que como contribuyente tienes un derecho a reducirlo.

En términos contables, una deducción es “cualquier costo o gasto cargado contra impuestos”

Ahora bien, en el ámbito fiscal, las deducciones personales son aquellas partidas que la Ley del Impuesto Sobre la Renta permite restar de los ingresos acumulables de una persona física, para conformar la base gravable sobre la cual se va a enterar el impuesto: 

Ingresos acumulables en el ejercicio fiscal – Deducciones autorizadas = Utilidad o pérdida fiscal 

Por lo tanto, si las deducciones son altas, el monto de nuestra base gravable disminuye, así como el monto a pagar. Y si las deducciones son mayores que nuestro resultado fiscal, es cuando podemos solicitar la devolución de impuestos

En este sentido, el deducible es el concepto que interviene en detrimento de la riqueza objeto del ingreso obtenido por el contribuyente, de acuerdo con el documento de la UDLAP.

Requisitos para las deducciones

Con el fin de evitar la defraudación fiscal y la evasión de impuestos, el artículo 31 de la LIST marca algunos requisitos básicos que deben reunir nuestros deducibles:  

1. Estrictamente indispensables 

Las deducciones de los contribuyentes deben ser estrictamente indispensables para los fines de su actividad, tal como lo establece la primera parte de la fracción I del artículo 31, de la ley del ISR. 

2. Comprobantes fiscales 

Todos los gastos que se buscan deducir, deben hallarse amparados por CFDI emitidos durante el ejercicio fiscal que se declara. De hecho, cuando esto ocurre ya aparecen en el prellenado de nuestra declaración anual, en el aplicativo del SAT. 

3. Formas de pago  

El pago de estos gastos debe ser realizado mediante cheque nominativo del contribuyente, transferencia electrónica de fondos, tarjeta de crédito, de débito o de servicios. 

4. Monto total  

El total de las deducciones personales (excepto gastos médicos por incapacidad y discapacidad, donativos, aportaciones voluntarias y aportaciones complementarias de retiro, así como estímulos fiscales) no puede exceder de cinco Unidades de Medida y Actualización (UMA) anuales, o bien, del 15 por ciento total de nuestros ingresos.

¿Cuáles son las deducciones personales?

Las personas físicas podemos ejercer el derecho a estas deducciones personales que se desglosan en la página del SAT:  

  1. Salud
    1. Honorarios médicos, dentales y por servicios profesionales en materia de psicología y nutrición 
    2. Gastos hospitalarios y medicinas incluidas en facturas de hospitales 
    3. Honorarios a enfermeras 
    4. Análisis, estudios clínicos 
    5. Compra o alquiler de aparatos para el restablecimiento o rehabilitación del paciente 
    6. Prótesis 
    7. Adquisición de lentes ópticos graduados para corregir efectos visuales 
    8. Primas por seguros de gastos médicos 
  2. Educación
    1. Colegiaturas en instituciones educativas privadas con validez oficial de estudios, con un límite anual de deducción:  
    2. Preescolar: 14,200 pesos 
    3. Primaria: 12,900 pesos 
    4. Secundaria: 19,900 pesos 
    5. Profesional técnico: 17,100 pesos 
    6. Bachillerato o su equivalente: 24,500 pesos 
    7. Transporte escolar, sólo si es obligatorio 
  3. Otros
    1. Gastos funerarios del cónyuge y otros familiares directos 
    2. Intereses reales devengados y efectivamente pagados por créditos hipotecarios, destinados a nuestra casa habitación 
    3. Donativos entregados a donatarias autorizadas. Este momento no debe exceder el 7 por ciento de los ingresos acumulables 

¡Eso es todo! Ahora que conocemos mejor esta prerrogativa de las deducciones personales, podemos aprovecharla en nuestra siguiente declaración anual. Recuerda siempre asesorarte con los servicios de un contador, para garantizar que todo esté conforme a la ley y dar seguimiento en caso de requerir alguna solicitud de devolución manual.